Cirugía Ultra Mínimamente Invasiva

Mediante microincisiones de menos de 2 mm podemos realizar grandes correcciones en el pie sin apenas dolor y reduciendo enormemente los tiempos de recuperación con respecto a la cirugía tradicional.

Sin tornillos ni placas

El mínimo trauma causado al tejido nos da como resultado un dolor post-operatorio muy reducido además de permitir caminar al paciente inmediatamente después de la intervención y pudiéndose reincorporar a su actividad cotidiana en un plazo más breve. Este mínimo trauma causado a los tejidos nos va a permitir prescindir de fijaciones internas como tornillos, placas y/o agujas que mantengan la corrección ósea, puesto que se respetan las partes blandas de la articulación (cápsula articular y ligamentos colaterales) que actuarán como fijación de la corrección ósea.

Sin ingreso hospitalario

Una vez finalizada la intervención, al paciente se le aplica un vendaje específico y calzado post-quirúrgico que se mantendrá entre una y cuatrosemanas en función de la patología tratada.

Este conjunto de técnicas se realizan bajo anestesia local y no precisan de ingreso hospitalario, de modo que el paciente acude al quirófano de forma ambulatoria.

El instrumental que se utiliza para llevar a cabo la ejecución de estas técnicas está específicamente diseñado para tal efecto y consta principalmente de fresas quirúrgicas y motores que mueven dichas fresas.

Menú
¿Necesitas ayuda?